Colegio Santa Isabel (Marchena-Sevilla)

Inicio » Frases Madre Carmen

Frases Madre Carmen

carmendecia

“La vida del Calvario es la más segura y provechosa para el alma”

“Renovemos frecuentemente nuestros deseos de perfección y trabajemos por conseguirlos”

“Los sufrimientos de esta vida me parecen nada. comparados con la dicha de poder recibir diariamente a Jesús Sacramentado”

“Quiero hacer todos los esfuerzos posibles para mantener el espíritu de pobreza que infundió nuestro seráfico Padre San Francisco”

“La Divina Providencia bendice y propaga nuestra Congregación mientras más desprovistas de recursos estamos”

“¡Bendito sea el Señor que tanto nos quiere!”

“Hijas mías, os aseguro que yo moriré en el abatimiento; pero cuando yo muera veréis muy pronto aprobadas nuestras Constituciones”

“¡Qué se haga la Santa Voluntad de Dios!”

“No miréis vuestro provecho propio sino la gloria de Dios, de la Congregación y el bien del prójimo”

“Pido al Espíritu Santo me ilumine diariamente”

“La oración de la mañana os enseñará cómo debéis llenar vuestros deberes. Si durante el día no cumplimos como debemos es señal de que nuestra oración de la mañana no fue como debía ser”

“Tratad a todos como extraños y amadlos como hermanos”

“Observen siempre las reglas de la modestia, discreción y caridad”

“Os recomiendo, hijas, la devoción y propagación del Sacratísimo Corazón de Jesús y del Purísimo e Inmaculado de María. Hagan conocer y amar a esta Santísima Madre, Clementísima Reina. Muy especialmente en la imitación de sus virtudes debe descollar y resplandecer el amor que le profesamos como hijas de su Purísimo Corazón”

“Os recomiendo, hijas mías, la devoción al Espíritu Santo; al despertar encomendaos a Él con fe”

“Aplíquense al trabajo con celo y perseverancia. pero sin apagar el espíritu de oración que tanto recomendaba nuestro santo Padre San Francisco”

“En unión de los Sacratísimos Corazones de Jesús y de María no titubeemos en ofrecer los nuestros al Todopoderoso por la conversión de las almas”

“Corrijan con prudencia, celo y caridad y reciban la corrección con humildad, paciencia y deseo de aprovecharse espiritualmente”

“Esforcémonos principalmente en formar en las virtudes sólidas el corazón de la juventud, enseñándoles a conocer, amar y servir a Dios”

“La perfección no consiste en rezar mucho, sino en cumplir bien las obligaciones de nuestro estado”

“Durante las ocupaciones y trabajos manuales guarden la presencia de Dios”

“Seamos puntuales, hijas mías, en el cumplimiento de nuestros deberes y reglas”

“Asistamos con solicitud y tierna caridad a los enfermos; con la dulzura y delicadas atenciones los ganaremos para Dios”

“Por la dulzura y el amor atraeré los corazones y los encaminaré por la senda del cielo, apartándolos de la perdición eterna”

“Mucho recogimiento para oír la voz de Dios”

“Mucho he trabajado para conseguir la paz y por la misericordia de Dios, reina entre nosotras la verdadera unión”

“Os recomiendo a todas que procuréis vivir en la presencia de Dios y continua oración”

“Todos mis sufrimientos doy por bien empleados, con tal que se salve un alma”

“Para no perder el tiempo el mejor medio es tener presencia de Dios”

“Que nuestras aspiraciones sean únicamente para Dios. Guardad la Regla para que seáis santas”

“No olvidéis nunca que Dios os trajo a la Vida Religiosa para que os santifiquéis”

“Mucho orden y caridad unas con otras”

“Hagamos todas las cosas por puro amor de Dios y roguemos por los que no tienen la dicha de conocerle y amarle”

“¡Virgen Santísima, hacedme amar a Jesús!”

“Guardad mucho silencio, pero que no sea ocioso”

“Quisiera tener siempre a quien obedecer”

“No desconfiemos jamás de la Providencia Divina”

“Mucha alegría en las contradicciones”

“Tengamos por perdidos los momentos que pasemos sin sufrir. Lo mejor que podemos ofrecer a Dios son nuestros padecimientos”

“¡Hágase, Señor, tu Voluntad!”

“Guardad mucho silencio para poder tener mucha presencia de Dios”

“Pedid mucho a Dios que yo haga en todo su santísima Voluntad, ya que tantas y tantas amarguras experimento en este mundo. Que todo me sirva para la santificación de mi alma que es a lo que aspiro”

“Confío en Dios que de todo me sacará en paz”

“Cuando miro al cielo, se acrecientan mis deseos de ir por esos mundos a enseñar a las almas a conocer y amar a Dios”

«¡Madre mía del Socorro!»

“Dios nos sacará con bien”

“La Congregación no es mía, es de Dios. Mientras más escondidas estéis y más retiradas de las criaturas, más agradaréis a Dios”

“Miren en los niños la persona de Jesús infante”

“No dejéis nunca, hijas mías, de dar limosna, aún de lo poco que tengáis. No desconfiemos jamás de la Providencia divina”

“No pasa ni más ni menos de lo que Dios quiere, ¡hágase su Voluntad!”

“Sin celo de almas no se puede ser buena religiosa”

“Yo cuento con la Providencia del Señor que no nos ha de faltar”

“Considerad en los enfermos la Persona de nuestro Señor Jesucristo”

“Complaceos mutuamente en lo que no sea ofensa de Dios”

“Hacedlo todo con las intenciones con que Él obró acá en la tierra”

“Nunca vuelvan mal por mal”

“Acordaos de las almas del purgatorio”

“Considerad que no estáis al servicio de criatura alguna, sino al de Dios”

“Una verdadera Franciscana debe albergar sentimientos muy humildes de su propia persona y de amor para con los prójimos”

“Amad mucho a Dios que nos lo recompensará en el cielo”

“La enfermedad es la expiación”

“No os apuréis, que Dios nos dará; nada nos faltará”

“Tened mucha confianza en Dios”

“Todo por la Gloria de Dios”

“Consagraos de todo corazón a vuestro esposo Jesús y sed muy celosas de no faltarle nunca y de corresponderle como es debido. Ejemplo daréis a las criaturas”

“Mucha prudencia con todos”

“No hay que apurarse por nada: todo lo que padezcáis sea por Dios nuestro Señor”

“¡Esposas de Jesucristo!… cuán obligadas estáis a corresponder a tanto favor. Os encargo haya en vosotras buen espíritu y buena armonía”

“Que estéis muy unidas; que haya mucha paz y caridad entre vosotras”

“Por nada os dispenséis de la oración y hacedla con el mayor respeto y atención, y lo mismo la preparación para la Comunión”

“Ten por costumbre repasar varias veces al día tu conciencia, a ver cómo te comportas con Dios”

“Tened mucha caridad con esos «angelitos»”

“Adelantad cada día más y más en la virtud”

A %d blogueros les gusta esto: