Colegio Santa Isabel (Marchena-Sevilla)

Inicio » Hoja de Ruta » ¡RESUCITÓ!

¡RESUCITÓ!

¡RESUCITÓ!

«Llenas de alegría, abandonan a toda prisa el sepulcro» (Mt 28, 8).
“Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?”(Mt.28, 1)

resucita-jesus-colegio-santa-isabel

Algunas mujeres regresaron al sepulcro, muy temprano, el primer día de la semana. Iban a buscar el cuerpo sin vida de su Maestro. Una pregunta les cambió la vida:

– “¿Por qué BUSCÁIS entre los muertos al que está vivo?”

Nosotros, en lugar de levantar nuestra mirada hacia lo que nos propone el Dios de la vida, nos quedamos mirando hacia el propio sepulcro. Si morimos con Él, recitaremos con Él a una vida nueva con una resurrección semejante a la suya (Rm 6,4-5).

“La alegría no es barata”. El optimismo tampoco. Ambos se construyen ladrillo a ladrillo. La alegría anda asediada por una oleada gigante de malas noticias globales. Es verdad que hay mucho sufrimiento, que hasta el lenguaje sabe a pólvora y que el hambre es azote de media Humanidad.

A Teresa de Ávila le tocó vivir tiempos recios. ¿Qué hace?:

– «… Determiné hacer eso poquito que yo puedo y que es seguir enamorada a Jesús y procurar que estas otras poquitas que están aquí hagan lo mismo»”.

“¡Jesús ha resucitado! Nace la esperanza para ti.

Ya no estás bajo el dominio del pecado, del mal. Ha vencido el Amor, ha triunfado la Misericordia. La Misericordia de Dios siempre vence”. “Su Vida contagia vida”.

“El poder de la resurrección, es el paso de la esclavitud del mal a la libertad del bien. ¡Cuántos desiertos debe atravesar el ser humano!

Sobre todo, el desierto que está dentro de cada persona.

Mi invitación a todos: ¡Acoged la gracia de la Resurrección de Cristo!

Abrid el corazón la misericordia de Dios. Dejémonos amar por Jesús”.

El Papa Francisco, en su 1ª bendición “Urbi et Orbi”, nos legó este regalo:

“Abre tu corazón. Que la fuerza del Resucitado y su amor transformen tu vida. Sed instrumentos de esta misericordia, como cauces a través de los cuales Dios pueda regar la tierra, custodiar toda la creación y hacer florecer la justicia y la paz”.

La cruz gloriosa de Jesús, no es para que la lleves al cuello, o la cuelgues de una pared; es para que la vivas día a día”.

No es la cruz el signo de padecimiento: es el símbolo de la redención”.

Cristo murió por mí, ahora yo vivo por Él.

¡Celebremos la Pascua con corazones sinceros, con fe y alegría!

El amor de Dios es como el océano. Puedes ver donde comienza, pero jamás donde acaba.

“Ha resucitado y va delante de vosotros a Galilea. Allí le veréis”.

Así oyeron la voz del Ángel. Las mujeres, llenas de alegría, salieron del sepulcro y corrieron en busca de los discípulos para comunicarles el mensaje del Ángel. Presurosas llevaron la gran noticia”.

¡Muy feliz y gozosa Pascua! Nos atrevemos a vivirla como hombres nuevos, “Pascuales y Pascualas” habitados de Resurrección.
Un gran abrazo con ritmos de aleluya y de alegría.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: